domingo, 29 de marzo de 2009

Una brava Nacion

Video relacionado con la colonizacion eslava de Europa Central, la formacion de la Gran Moravia, la lucha contra los Magiares y la formacion final de Checoslovaquia.

Karantanija/Carantania


Carantania (en esloveno Karantanija) era un antiguo ducado esloveno en la Europa central. Los carantanios son los ancestros de los actuales eslovenos.

La capital de Carantania era la ciudad Karnburg (en esloveno Krnski grad), situada en el valle del Zollfeld (en esloveno Gosposvetsko polje), al norte de Klagenfurt (en esloveno Celovec). Carantania abarcaba los territorios de los actuales estados de Austria y Eslovenia.

En 595 se registra la cita, por parte del historiador lombardo Paulus Diaconus, del primer estado estable eslavo y esloveno como "Provincia Sclaborum", que luego se conocería como Carantania. En 623, los eslavos fueron unidos en una alianza bajo el rey Samo, conocida en las fuentes históricas como Marca Vinedorum, la cual incluía los territorios de Carantania. En 658, después de la muerte de Samo, la Alianza Eslava se desintegró, pero Carantania sobrevivió y mantuvo su independencia.

Carantania, que era una nación pagana, en 745 fue seriamente amenazada militarmente por los ávaros de la vecina Panonia, razón por la cual el duque Borut solicitó ayuda militar a los bávaros, ya cristianizados y vasallos del rey de los Francos, quien era considerado el protector del Cristianismo de Europa. El rey de los Francos autorizó a Baviera a que qyudase a la pagana Carantania, pero a condición de que esta última aceptara el cristianimo. El duque Borut aceptó la condición y con la ayuda de los Bávaros Carantania derrotó definitivamente a los Ávaros. Así fue que el duque Borut envió a su hijo Gorazd y a su sobrino Hotimir para que se educaran en la fe cristiana en Baviera. En las décadas siguientes a la derrota de los ávaros el obispo de Salzburgo, San Virgilio, envió a Carantania una serie de monjes irlandeses destacándose San Modesto como apóstol de los carantanios. Tras la muerte de San Modesto hubo una breve restauración pagana debido a que el Tratado por el cual Carantania había aceptado asumir el cristianismo fue violado. Así fue que el ejército bávaro incursionó en el país y suprimió el gobierno pagano. La irrupción de los bávaros, sin embargo, provocó una imagen negativa al Cristianismo ya que obviamente el ejército extranjero no respetó disciplina alguna, como no la ha hecho ningún ejército en general en esas circunstancias. Debido a esto entre la gente creció la desconfianza hacia el Cristianismo. Fue gracias por obra del duque Domitian que la conversión al Cristianismo fue total. En épocas de Carlomagno, en 802, el duque falleció, luego sería reconocido santo.

Hacia 828 el Ducado de Carantania ocupaba el actual territorio de Austria y Eslovenia.


La Instalación de los Duques de Carantania

El Principado de Carantania es conocido principalmente por su antiguo rito de instalación de su duque o príncipe (knez en lengua eslovena), una práctica que continuó en el posterior Ducado de Carintia. El rito era realizado en lengua eslovena y el candidato propuesto por el rey o emperador debía sentarse sobre la Piedra del Príncipe (en esloveno Knežji kamen). Allí era interrogado acerca de sus cualidades por un campesino libre electo por sus pares, es decir un representante del pueblo. Este ritual es descrito en el libro de Jean Bodin Les six livres de la République (Los seis libros de la República) como un antecedente único en Europa de democracia durante la Edad Media. Este rito se llevó a cabo hasta 1414.


Fuente: Wikipedia

Gran Moravia


Gran Moravia (Велья Морава en eslavo, Velká Morava en checo y Magna Moravia en latín) fue un imperio de Europa central desarrollado entre el 833 y el siglo X, constituyendo la primera realidad estatal que se forjó entre los antepasados de checos, moravos y eslovacos. El nucleo territorial del imperio fue el río Morava en República Checa y Eslovaquia y en su expansión llegó a abarcar áreas de las modernas Hungría, Rumania, Polonia, Austria, Alemania, Serbia, Eslovenia, Croacia y Ucrania.

La Gran Moravia fue fundada por el Príncipe de Moravia, Mojmír I, tras someter en el 833 al Principado de Nitra y reunír la región bajo un mismo trono. Alcanzó un desarrollo cultural sin precedentes por la obra evangelizadora de Cirilo y Metodio bajo el príncipe Ratislav I en el 863. El imperio alcanza su máxima extensión territorial con el gobierno de Svatopluk I.

Debilitada por luchas internas y problemas fronterizos con los francos, el estado moravo no resisitió la invasión magiar del siglo X, desmembrándose entre Polonia, Hungría y el Sacro Imperio Romano. Las áreas ocupadas por este último fueron rápidamente feudalizadas, surgiendo estados como el Ducado de Bohemia y la Marca de Moravia.

La Gran Moravia dejó tras de sí un profundo legado cultural, compuesto por castillos y ciudades que sobrevivieron a la invasión, como por el alfabeto glagolítico y el antiguo idioma eslavo usado en la liturgia, difundidos entre otros pueblos eslavos.

Origen del nombre

El nombre de Gran Moravia proviene de la obra De Administrando Imperio escrita por el emperador bizantino Constantino VII entorno al año 950. El término "Moravia" proviene del río Morava y, como se especulaba en aquel entonces, de su capital, que tendría el mismo nombre. En cuanto al adjetivo "Grande" existen dos teorías, por un lado señala que es debido a su gran extensión, por otro se cree que el adjetivo solo se refiere a las zonas más alejadas de la frontera bizantina.

Algunos historiadores actuales prefieren la denominación de Gran Imperio Eslovaco, señalando que con él nace la primera estructura estatal de la nación eslovaca. Por otro lado existen historiadores que desechan este termino aduciendo que en aquel entonces aún no era posible distinguir claramente una nación eslovaca.

Los nombres de la Gran Moravia en otros idiomas son "Велья Морава" en eslavo antiguo, "Veľká Morava" en eslovaco, "Velká Morava" en checo, en "Moravia Magna" en latín, "Velika Moravska" en serbio y croata, y "Nagymorva Birodalom" en húngaro.

Historia Orígenes del Imperio

Luego de la llegada de los pueblos checos, moravos y eslovacos estos se organizaron en el Imperio de Samo, confederación que reunía a las distintas tribus locales. Este protoestado no sobrevivió a su fundador, el rey Samo (623-658). Con el indeble intento de organización estatal se propició la creación y ascenso de una aristocracia terrateniente, la cual se fortaleció en enfrentamientos contra el estado ávaro.

El contacto con los francos propició el florecimiento económico, la fundación de numerosos asentamientos en el valle del río Morava y la construcción de fortalezas en las colinas. La llamada cultura de Blatnica-Mikulčice es la mayor representante de este escenario sociopolítico.

Durante la época de Carlomagno las tribus eslavas de la zona fueron reunidas y guiadas en númerosas guerras que finalmente lograron destruir el "Estado Ávaro". El progreso del gobierno carolingio en cuanto a centralización del poder y creación de estructuras administrativas influenció a los eslavos, checos y moravos a constituír dos realidades políticas muy diversasas:

* Principado de Moravia: Extendido por la actual Moravia y Eslovaquia Occidental, el principado fue guiado por Mojmír I quién intridujo el cristianismo con las misions de Passau. El primer antecedente histórico que se posee del principado son datos de los tributos otorgados a la Dieta de Frankfurt. Su capital era Mikulčice.

* Principado de Nitra: Extendido por la actual Eslovaquia Oriental regido por el príncipe Probina, el cual aunque siendo pagano, mandó construir la primera iglesia cristiana en el 828. Su capital era Nitra.

En el 833 Mojmír I somete el Principado de Nitra, reuniendo por primera vez en una sola unidad política a eslavos, checos y moravos. Probina y su familia logran escapar a territorio franco, donde se les condede el Principado de Balaton o Pannonia Inferior.

Desarrollo del Imperio

A la muerte de Mojmír I en el 846 asume el trono su nieto, Ratislav I. A pesar de que inicialmente fue designado por los soberanos francos, el príncipe logró imponer su política independiente. Para ello debió de disminuir la influencia franca en el territorio, lo cual lo obtuvo de dos formas. Por un lado, logró la derrota del ejército franco en el 855, por otro derrocó el monopolio e influencia del clero francés en la zona haciendo un llamado al emperador bizantino, Miguel III, para que enviara misioneros que evangelizaran la región en lengua eslava. La respuesta del monarca bizantino llegó de inmediato enviando a Cirilo y Metodio en el 863. Estos crearon el primitivo alfabeto eslavo (alfabeto glagolítico) y tradujeron a este idioma las escrituras. El gobierno de Ratislav I también se encargó de la defensa de su territorio construyendo numerosas fortificaciones. Finalmente, el príncipe otorgó a su sobrino, Svatopluk I, el título de Príncipe de Nitra. Este se alió con los francos consiguiendo derrocar a Ratislav.

El comienzo del reinado de Svatopluk I fue turbulento al negarse sus aliados francos a abandonar la zona occidental de la Gran Moravia. Capturado por los francos y con el pueblo en insurrección, dirigidos por Slavomír, los años venideros fueron difíciles, hasta la liberación de Svatopluk. Este, de regreso, logró tomar el mando de los insurgentes, expulsar y defenderse de los francos, repeler a húngaros y del Primer Imperio Búlgaro, además de lograr la máxima extensión del Imperio abarcando República Checa y Eslovaquia y áreas de las modernas Hungría, Rumania, Polonia, Austria, Alemania, Serbia, Eslovenia, Croacia y Ucrania. Esto lo llevó a intitularse como Rex (Rey) de Magna Moravia.

En el 880 fue publicada la bula Industriae Tuae por el pontífice Juan VIII, donde se creaba la provincia eclesiástica independiente de Gran Moravia, con Metodio como arzobispo, y se reconocía al eslavo como el cuarto idioma litúrgico (junto al latín, griego y hebreo).

Declinación y Caída del Imperio

Luego de la muerte Svatopluk I en el 894 el Imperio entró en decadencia al repartirse entre sus hijos Mojmír II y Svatopluk II, los cuales asumieron como rey de Gran Moravia y Príncipe de Nitra, respectivamente. Perdidos en luchas internas e invadidos por el Reino Franco Oriental, la Gran Moravia perdió la mayoría de sus territorios perífericos.

Los nómadas magiares o húngaros, aprovechándose de este hecho, invadieron la cuenca del río Danubio destruyendo a los ejércitos de la Gran Moravia entre el 904 y el 907. En este último año se libró la batalla de Bratislava, donde perecieron Mojmír II y Svatopluk II.

Destruido el imperio, sus ruinas fueron repartidas de la siguiente forma:

* Área Occidental: En manos de la Francia Oriental (Alemania), luego Sacro Imperio Romano, donde se formaron una serie de marquesados con el fin de ser estados contenedores de la amenaza húngara. Entre esos marquesados se encuentra: Marca de Moravia, Marca de Austria, Marca de Estiria, Marca de Carintia, Marca de Carniola y Marca de Istria. Además fue fundada en el área el Ducado de Bohemia.

* Área Meridional: Anexada al estado húngaro formado por la dinastía Árpád a finales del siglo X.

* Área Oriental: En manos de la aristocracia terrateniente eslava, fue sometida y anexada en el 999 al Reino de Polonia de la dinastía Piast.

En cuanto a las principales fortificaciones como Nitra, Bratislava y Zemplín conservan sus funciones debido a su importancia estratégica. En el común de los casos estas ciudades se permanecerán activas dentro de los nuevos estados como unidades administrativas, especialmente en el Reino de Hungría. Esto permitirá que la aristocracia terrateniente eslava tenga un amplio dinamismo e independiencia dentro de las nuevas unidades estatales. En cuanto a la división eclesiástica no sufrió alteración producto de la invasión húngara.

En cuanto al impacto demografico y cultural, los estudiosos han concluido que no fue tajante e impactante. Especial mención merece la relación entre magiares y eslavos, los cuales realizaron una profunda fusión étnica y cultural, lo que no permite seguir con el rastro arqueológico más allá del siglo XI.

La historia de la Gran Moravia y el impacto de la obra de Cirilo y Metodio constituirá una profunda raíz cultural de las naciones eslavas de Europa central, especialmente en Eslovaquia. El recuerdo y la base histórica de este Imperio serán revividos en el siglo XIX y XX en los intentos de crear una sola identidad en la nación de Checoslovaquia.

Territorio

Estos son los territorios que comprendió el Imperio de Gran Moravia:
1: Principado da Morávia
2: Principado de Nitra
3: Anexado al Principado de Nitra antes de la unificación
4: Conquistada por Mojmír I o ratislav I, administrada por Nitra
5: Parte del Principado de Moravia o conquistada a mas tardar en 853
6: Conquistada por Ratislav I en el 858, administrada por el Principado de Nitra
7: Conquistada en 833 o 883
8: Conquistada en 858 o 883, administrados por el Principado de Nitra
9: Conquistada por Ratislav I en el 858, administrada por el Principado de Nitra
10: Conquistada en 858 o 883, administrados por el Principado de Nitra
11: Vistulanos, conquistados en el 874
12: Conquistados en el 874
13: Silesia, conquistada en el 880
14: Parte de Silesia, conquistada en el 890
15: Lusácia conquistada entre 890 y 897
16: Parte da Lusácia
17: Parte da Lusácia
18: Parte da Lusácia
19: Bohemia, conquistada entre el 888 y el 890
20: Principado de Balaton, conquistado en el 883
21: Parte del principado de Balaton
22: Parte del principado de Balaton
23: Transilvania, conquistada entre el 881 y el 882
24: Parte de Transilvania
25: Conquistado por Svatopluk I
26: Conquistado por Svatopluk I
27: Parte de Transilvania


Villas y ciudades fortificadas

La capital del Imperio de Gran Moravia, indicada por el emperador bizantino Constantino VII como Morava, no se ha identificado en la actualidad, pero la mejor candidata es Mikulčice donde se encuentra un palacio y una docena de iglesias. A pesar de ellos es importante señalar que en aquella época, como sucedía en gran parte de Europa, la capital de un estado era itinerante, es decir, viajaba con el monarca en sus continuos viajes a través del reino, producto de la falta de capacidad administrativa. Según datos monarcas como Ratislav I habrían habitado también el Castillo de Devín, Nitra y la actual Bratislava.

Mikulčice fue fortificada en el siglo VII y más tarde se convirtió en una gran aglomeración de castillos y aldeas, habarcando 200 hectáreas. Poblada por alrededor de 2.000 personas, vivió del comercio y la artesanía. Esta también fue un centro religioso, ostentando las primeras iglesias construidas en piedra en el siglo IX, donde destaca la iglesia de Kopcany, único vestigio arquitectónico de la Gran Moravia.

En cuanto a las otras fortificaciones, de las 41 existentes, 30 se encuentran en República Checa y 11 en Eslovaquia. Estas fortalezas eran edificadas en colinas y circundadas por empalizadas de madera, muros de piedra y, en algunos casos, fosos. La vivienda común estaba hecha de madera, pero los edificios eclesiásticos y las residencias de aristocratas de piedra. En muchos casos se usaron estructuras preexistentes, ya sea de origen prehistórico como en el caso del castillo Davín o romano como en el caso del castillo de Bratislava. En muchos casos se crearon, junto a la fortificación principal, castillos menores para proteger las rutas comerciales y proporcionar refugio a los campesinos en caso de ataque. La mayor parte de las iglesias de la Gran Moravia está pintada con frescos, que se creen habrían sido hechos por italianos por la coincidencia de materiales. Dos museos al aire libre, en Modrá cerca de Uherské Hradiště y en Ducové, se dedican a la arquitectura de la Gran Moravia.

En cuanto a las principales ciudades, además de Mikulčice, se encuentran documentadas Nitra, el castillo Devín, Bratislava, entre otras.

* Nitra era el segundo centro del imperio y era gobernada por el heredero al trono, bajo el título de appanage (derivado del latín, apanare, "dar pan"). Contaba con cinco fortalezas y veinte talleres de artesanos, donde se producían bienes de lujo como joyas y cristales. La ciudadela fue rodeada de fortificaciones menores y edificios religiosos (por ejemplo, en Drážovce y Zobor).

* El Castillo de Devín era el punto fronterizo que defendía el Imperio de la amenaza de los francos. Se encuentra en las cercanías del castillo de Bratislava.

* El Castillo de Bratislava era un gigante de piedra con un palacio y tres basilicas. Constituía, junto con el Castillo Devín, el área fronteriza con los francos.

Ejército
Se conoce muy poco del ejéricto y las tácticas militares de la Gran Moravia. El grueso de las tropas se componía de infantería pesada, armada de lanzas y hachas, donde destacaban un grupo de elite denominado Druzhina. El uso de la caballería estaba poco difundido, hecho que al ser invadidos por los húngaros los dejó en desventaja producto de sus arqueros a caballo.

Eran reacios a entablar batalla, preferían escaramuzas, emboscadas y rápidas incursiones en territorio enemigo. Un elemento importante de las tropas del Imperio fue el replegarse a sus fortificaciones, las cuales eran casi implenetrables, a pesar de levantar sitio, por la tecnología bélica de la época.


Religión

Debido a la falta de documentación escrita se sabe muy poco sobre la religión y mitología eslava.

El territorio de la Gran Moravia fue evangelizado desde principios del siglo VIII por misiones provenientes del Reino Franco, el Imperio Bizantino y enclaves de Italia y Dalmacia. La organización eclesial fue supervisada por el clero bávaro hasta la llegada de los misioneros bizantinos Cirilo y Metodio.

En el 870 se crean los primeros obispados, de donde destaca el de Nitra. El arzobispado fue creado en el 880 con sede en Morava (probablemente Mikulčice). Los monasterios fueron trascendentales en la obra de los misioneros bizantinos.

En cuanto a la arquitectura religiosa, la primera iglesia fue fundada en Nitra en el 828 por Pribina, Príncipe de Nitra. Esta fue consagrada por el obispo Aldaram de Salzburgo y tenía una planta similar a las contemporáneas de Baviera. La influencia bizantina se hizo sentir también en la arquitectura, como evidencia la iglesia del castillo Devín.

Literatura

La obra de Cirilo y Metodio sobrepasa la esfera religiosa, al ser ellos responsables de la creación de un primitivo alfabeto eslavo (alfabeto glagolítico) y de la traducción de las Sagradas Escrituras. El auge de la lengua eslava antigua la llevó a ser la cuarta lengua litúrgica (junto al latín, griego y hebreo). A la caída del Imperio, la lengua eslava antigua entró en desuso, desapareciendo casi completamente en la Baja Edad Media. A pesar de ellos esta lengua sigue siendo usada para ritos litúrgicos de las comunidades rusas, búlgaras y serbias.

En cuanto a la obra legislativa le corresponde a Metodio, el cual redactó el primer código en eslavo antiguo, reuniendo el derecho consuetudinario local con la avanzada ley bizantina. Rico en materia penal, se puede evidenciar directamente la influencia cristiana, especialmente en materia de vida sexual. En cuanto al derecho canónico fue una adaptación de las reglas eclesiásticas bizantinas.

No son muchas las obras literarias que pueden ser claramente identificados como escritas originalmente en la Gran Moravia. Uno de ellos es Proglas, un poema en el que Cirilo defiende la liturgia eslava. Vita Cyrilli (atribuidas a Clemente de Ohrid) y Vita Methodii (escrita probablemente por el sucesor de Metodio, Gorazd). Estas obras son biografías con información valiosa acerca de la Gran Moravia y en virtud de Ratislav I y Svatopluk I. Finalmente, los hermanos Cirilo y Metodio fundaron también una academia y numerosas escuelas en los centros religiosos, las cuales brindaron a la Gran Moravia cientos de clérigos.

En el 885 Cirilo, Metodio y sus discípulos son expulsados del Imperio, lo que les permitió difundir sus conocimientos entre otros países eslavos, como Croacia y Bulgaria. Este último es muy importante debido a que en sus seminarios sobrevivió el patrimonio cultural de la Gran Moravia. Entre sus obras con los otros pueblos eslavos destaca el perfeccionamiento del alfabeto glagolítico, que pasará a llamarse alfabeto cirílico.

Video Relacionado: una brava nacion.
Fuente: wikipedia

domingo, 15 de marzo de 2009

1389 la batalla del campo de los mirlos (Косовски боj /Kosovski Boj)

>

En 1389, los turcos, bajo el sultán Murad I, se dispusieron a tomar Serbia. En esta ocasión, 15.000 serbios, dirigidos por el Zar Lazar Hrebeljanovic, plantaron cara a 40.000 turcos, en la primera gran batalla europea contra los turcos, la famosa Batalla de Kosovo.

A pesar de estar en inferioridad numérica aplastante, los serbios lucharon con tantísimo coraje y tantísima desesperación que las mismas campanas de la Catedral de Notre-Dame de París fueron hechas sonar en su honor. Héroes como Milos Obilic, Caballero de la Orden del Dragón Rojo (una orden militar creada para luchar contra los turcos, y a la que pertenecería décadas después el Rey Vlad el Empalador), o el Príncipe Marko Mrnjavčević, se destacaron en este gran combate.

En un momento dado, Milos Obilic entró en el campamento de Murad fingiendo ser un desertor que pedía audiencia para darle información importante a Murad. Cuando vio al sultán, Milos hizo el gesto de arrodillarse ante él, hecho lo cual sacó un puñal y lo mató. Los guardaespaldas de Murad lo hicieron pedazos instantáneamente. Otra versión relata que 12 caballeros serbios lograron romper las filas turcas y, a sablazos, se abrieron paso hacia donde estaba el sultán, al que uno de ellos atravesó en el cuello y en la tripa.

Ambos bandos tuvieron bajas espantosas, pero estas bajas supusieron demasiado para los serbios, que habían perdido en la Batalla a la mayor parte de su nobleza. Los turcos, que sufrieron grandes pérdidas, no tuvieron ganas de continuar hacia el resto de Europa, y se mantendrían alejados de Serbia por bastantes años, pero el país se vio obligado a pagarle tributo y proporcionarle soldados al Imperio Otomano. Algunos nobles serbios, respondiendo a presiones del enemigo, y esperando obtener la paz para su reino, se vieron incluso obligados a casar a sus hijas con peces gordos turcos.



Mas sobre la batalla del campo de los mirlos en la wikipedia.


Himno medieval serbio de los heroes de Kosovo.





Letra en Serbio (Cirilico)
Христе Боже распети и свети,
Српска земља кроз облаке лети.
Лети преко небеских висина,
Крила су јој Морава и Дрина

Збогом први нерођени сине,
Збогом ружо, збогом рузмарине.
Збогом лето, јесени и зимо,
Одлазимо да се не вратимо.

На три свето и на три саставно,
Одлазимо на Косово равно.
Одлазимо на суђено место
Збогом мајко, сестро и невесто.

Збогом први нерођени сине,
Збогом ружо, збогом рузмарине.
Збогом лето, јесени и зимо.
Одлазимо да се не вратимо.

Кад је драга да одлазим чула,
За ревер2 ми невен заденула.
Збогом први нерођени сине,
Збогом ружо, збогом рузмарине.
Збогом лето, јесени и зимо.
Одлазимо да се не вратимо.

Letra en Serbio (Latin)
Hriste Bože raspeti i sveti,
Srpska zemlja kroz oblake leti.
Leti preko nebeskih visina,
Krila su joj Morava i Drina

Zbogom prvi nerođeni sine,
Zbogom ružo, zbogom ruzmarine.
Zbogom leto, jeseni i zimo,
Odlazimo da se ne vratimo.

Na tri sveto i na tri sastavno,
Odlazimo na Kosovo ravno.
Odlazimo na suđeno mesto
Zbogom majko, sestro i nevesto.

Zbogom prvi nerođeni sine,
Zbogom ružo, zbogom ruzmarine.
Zbogom leto, jeseni i zimo.
Odlazimo da se ne vratimo.

Kad je draga da odlazim čula,
Za rever2 mi neven zadenula.
Zbogom prvi nerođeni sine,
Zbogom ružo, zbogom ruzmarine.
Zbogom leto, jeseni i zimo.
Odlazimo da se ne vratimo.

Letra en ingles
Christ our Lord crucified and holy,
Serbian land is flying trough the skies.
It is flying in the heavenly heights,
It's wings are Morava and Drina

Farewell my first, unborn son,
farewell roses, farewell rosemary.
Farewell summers, autumns and winters,
We are leaving never to return.

On three holy and three unified,
we are going to Kosovo field.
we are going to our destined place
farewell my mother, farewell my sister and farewell my bride.

Farewell my first unborn son,
farewell roses, farewell rosemary.
Farewell summers, autumns and winters,
we are leaving never to return.

When my darling heard that I'm going,
she put a flower of marigold in my coat.
Farewell my first unborn son,
farewell roses, farewell rosemary.
Farewell summers, autumns and winters,
we are leaving never to return.

martes, 3 de marzo de 2009

3 de Marzo, día de la liberación de Bulgaria


Hola, toca la efemeride de una fecha muy importante de unos de mis preferidos entre los pueblos eslavos( por ser eslavo del sur y por tener primos muy queridos descendientes de aquellos), el aguerrido pueblo bulgaro.
Se trata de un nuevo aniversario de la liberacion tras 5 siglos (si 500 años!) de opresion turco otomana.
Nota de radio Bulgaria: http://www.bnr.bg/RadioBulgaria/Emission_Spanish/

3 de Marzo, día de la liberación de Bulgaria
El 3 de Marzo de 1878, hace 131 años, terminaba una guerra que ha quedado en la historia de Bulgaria como la Guerra de Liberación. Ese día, Bulgaria resucitaba, después de cinco siglos de dominación otomana. Un día que llegó después de un siglo de renacimiento espiritual y luchas emancipadoras.

Su cumbre fue la Insurrección de abril de 1876. El levantamiento fracasó en lo militar, pero el heroísmo de los insurgentes y las crueldades perpetradas por los turcos en su aplastamiento llegaron a ser de dominio público en todo el mundo. Levantaron su voz en defensa de los búlgaros personalidades de la talla de Dostoyevski, Garibaldi, Oscar Wilde, William Gladstone.
“Es preciso llamar la atención de los gobiernos europeos sobre un hecho que, al parecer, es tan insignificante que los gobiernos no pueden divisarlo. He aquí este hecho: se asesina a todo un pueblo. ¿Dónde? En Europa. ¿Cuándo acabará el martirio de esta nación pequeña, pero heroica?”, preguntaba el gran escritor francés Víctor Hugo.
Resultaba claro que la solución de la Cuestión Búlgara no admitía más demora. A finales de ese mismo año 1876, se convocó en la entonces capital de Turquía, Estambul, una conferencia de embajadores de las potencias europeas, que propusieron al imperio Otomano conceder a Bulgaria una amplia autonomía.
El gobierno turco se negó, lo cual provocó la intervención militar de Rusia, que en abril de 1877 le declaró a la guerra a Turquía.
La ofensiva rusa comenzó en dos frentes: en la península Balcánica y en el Cáucaso, el primero mucho más importante desde el punto de vista estratégico y político: Bulgaria, por cuya liberación había comenzado esta campaña militar Rusia, se encontraba en la península de los Balcanes.
La incorporación de Rumanía a la contienda de parte de Rusia permitió a las armas moscovitas cruzar el Danubio y pasar al sur del gran río, en las tierras búlgaras. Del lado de los rusos combatieron también miles de voluntarios búlgaros. La población de Bulgaria ayudó a los liberadores a abrirse paso por regiones difíciles y desfiladeros poco conocidos.
El imperio Otomano lanzó contra los atacantes un ejército enorme para su épica, modernamente armado y bien entrenado. Uno de los combates de mayor importancia estratégica para el desenlace de la contienda se libró en el desfiladero de Shipka, en la cordillera de los Balcanes. Allí, en agosto de 1877, un destacamento de soldados rusos y voluntarios búlgaros peleó tres días seguidos contra el ejército del general turco Solimán-bajá, más de 4 veces superior numéricamente a los defensores eslavos. Dando muestras de increíble heroísmo y sacrificio, la pequeña tropa ruso-búlgara rechazó a los atacantes turcos y no les permitió pasar al norte de la serranía y unirse con el ejército de Osmán-baja sitiado por los rusos en Plevna, donde también se libraron grandiosos combates.
A finales de noviembre de 1877, Osmán-bajá, arrojado comandante turco de la plaza fuerte de Plevna, o Pleven, se rendía a los rusos. Ya nada podía detener la ofensiva de los libertadores. No los doblegaron ni el terrible frío invernal, ni los caminos de paso por la cordillera de los Balcanes, intransitables en esta época del año.
Ayudados por la población búlgara, los rusos tomaron Sofía y siguieron rumbo a Plovdiv y a Estambul.
El 3 de marzo de 1878, en la pequeña ciudad turca de San Stefano, cercana a la capital del imperio, Rusia y Turquía firmaban un tratado de paz, de carácter preliminar. En virtud del documento, obtenían su libertad las tierras búlgaras de Mesia, Tracia y Macedonia, o sea los territorios balcánicos donde la mayor parte de la población era búlgara.
Sin embargo, en un Congreso celebrado pocos meses después en Berlín, el territorio de la Bulgaria libre, recién resurgida como estado en el mapa de Europa, quedó drásticamente cercenado por las potencias europeas, que sospechaban que una gran Bulgaria libre pero sometida a Rusia, su libertadora, facilitaría el acceso del imperio Ruso a los estrechos y al Mediterráneo.
Bulgaria fue dividida en varias partes. Su parte norte y la región de Sofía formaron el Principado de Bulgaria. Bulgaria del Sur recibió autonomía pero permaneció bajo el poder político y militar de los sultanes turcos. Macedonia y gran parte de Tracia fueron devueltas a Turquía. La rivalidad entre las potencias europeas por establecer su influencia en la península Balcánica se tradujo en la fragmentación de las tierras búlgaras.
La lucha por la unificación nacional de los búlgaros continuaría después del Tratado de Berlín del verano de 1878, con algunos éxitos y con muchos más reveses. En fin, hoy día, Bulgaria tiene un territorio mucho menor que el que le concedió el tratado de paz entre Rusia y Turquía del 3 de marzo de 1878, día de la liberación de esta nación, pero de todos modos, mayor que el de aquella Bulgaria cercenada por el Congreso de Berlín del mismo año.
Por la liberación de Bulgaria dieron su vida decenas de miles de soldados y oficiales del ejército ruso. Junto con los desaparecidos y los heridos, las bajas rusas se estiman en 200 mil hombres. Murieron en esa guerra ruso-turca por la libertad de su paria también miles de búlgaros.
El 3 de Marzo, hoy en día fiesta nacional de Bulgaria, rendimos homenaje a todos los que sacrificaron lo más caro que poseían, la vida, en aras de la libertad búlgara.
El 3 de Marzo empieza el resurgir del Estado búlgaro. Empieza el auge de la nueva Bulgaria, auge en el campo de la economía, la cultura, la educación. Un auge que esperamos que no termine nunca.

Versión en español de Venceslav Nikólov