jueves, 1 de enero de 2009

Yugoslavia

Fuente: wikipedia

La Yugoslavia monárquica [editar]

En este sentido, tras la derrota de los imperios centrales en la I Guerra Mundial, se forma en 1918 el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos. Como compromiso, y afianzando su carácter multicultural, el nombre de la nación es reconocido en cada lengua y grafía:

  • croata: Kraljevina Srba, Hrvata i Slovenaca.
  • serbio: Краљевина Срба, Хрвата и Словенаца.
  • esloveno: Kraljevina Srbov, Hrvatov in Slovencev.
  • macedonio: Кралство на Србите, Хрватите и Словенците.

El reino fue proclamado oficialmente el 1 de diciembre de 1918, con la dinastía serbia Karađorđević en el trono y Alejandro I (hijo de Pedro I, Rey de Serbia) como primer rey. Debido a su mala salud, su hijo Alejandro desde el principio se ocupó del gobierno del país en calidad de regente. Fue llamado Yugoslavia o Yugoeslavia (literalmente, el Reino de los eslavos del Sur o Eslavia del Sur).

Alejandro I, rey de los serbios, croatas y eslovenos, reza la leyenda de esta moneda de dos dinares
Reino de Yugoslavia, 1929-1941
Ciudades y pueblos de Yugoslavia en 1988

El nuevo gobierno intentó cohesionar al país política y económicamente, tarea difícil debido a la gran diversidad de idiomas, nacionalidades y religiones en el nuevo estado, y las grandes diferencias entre ellas en cuanto al desarrollo económico.

Las tensiones entre el nacionalismo serbio (creciente dado el carácter centralista del estado) y el resto de los nacionalidades del país estalló en 1928 con el asesinato en el parlamento del reino de Stjepan Radić, líder del Partido Campesino Croata, crimen del que se acusó a un diputado montenegrino.

Ello llevó al rey a clausurar a principios de 1929 el parlamento y a asumir el gobierno del país de una manera dictatorial, cambiando el nombre del estado por Reino de Yugoslavia, decretando una nueva organización territorial al margen de las nacionalidades históricas, pretendiendo para el reino una visión geo-política de la Gran-Serbia, como eje predominante en la región.

Sin embargo, ello sólo reavivó las tensiones. En 1934, un guerrillero macedonio asesinó al rey Alejandro I y al ministro de exteriores francés en Marsella, en concomitancia con las facciones croatas en el exilio. Le sucedió en el trono su hijo Pedro II, quien por razones de edad, no ejerció control sobre el país.

El príncipe Pablo ejerció el gobierno del país, hasta que a principios de 1941, un golpe de estado contra su política pro-alemana (adhesión del gobierno yugoslavo al pacto Anti-Komintern) llevó al trono de manera anticipada a Pedro II.

Este golpe contra la alineación pro-alemana del gobierno contó con suficiente apoyo popular para legitimizarlo, pero supuso un desafío al Tercer Reich. Adolf Hitler decidió entonces ejecutar operaciones militares para tomar el control de Yugoslavia y, hasta cierto punto, preparar el terreno para la invasión a la Unión Soviética.

Así, se puede decir que el Reino de Yugoslavia dejó de existir de facto cuando el 6 de abril de 1941 la Alemania Nazi bombardeó Belgrado y en las semanas siguientes el país se vio invadido por tropas de Italia, Bulgaria, Hungría, Albania y Rumanía, y repartido entre ellos (véase Invasión de Yugoslavia y Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial).

El rey y el gobierno huyeron a Londres dando prolongación formal y legal al país hasta la victoria aliada en 1945. En su reemplazo, los países del Eje crearon el Estado Independiente de Croacia, el Estado Independiente de Montenegro y el Estado Independiente de Serbia, conocida como la Serbia de Nedić,

La Yugoslavia socialista [editar]

Tras una guerra encarnizada en la que murió algo más del 10% de la población del país, los victoriosos partisanos de Tito organizaron la refundación del país, gestando una nueva Yugoslavia socialista.

La organización territorial del país siguió a grandes líneas lo acordado por las fuerzas de resistencia al Eje durante la guerra en varias reuniones, de manera especial lo estipulado por el Consejo Antifascista de Liberación Nacional de Yugoslavia en Jajce (1943). El 31 de enero de 1946, la nueva constitución de la RFS de Yugoslavia estableció las 6 repúblicas constituyentes.

De esta manera, y tras una tentativa fallida de colaboración con el gobierno monárquico del exilio, en 1945 se proclama la República Democrática Federal de Yugoslavia. El primer presidente fue Ivan Ribar mientras que fue nombrado como Primer Ministro a Josip Broz Tito.

El 29 de noviembre de 1946, la República Democrática Federal de Yugoslavia fue re-establecida como un estado socialista, dando paso a modificaciones en el orden constitucional del país. Fue renombrado como República Federal Popular de Yugoslavia, acentuando aun más el carácter socialista del país e introduciendo el sistema socio-económico del socialismo autogestionario, que fue generalmente percibido como una tercera vía.

En 1953, Tito fue electo como presidente y posteriormente en 1963 fue declarado Presidente de por vida. Finalmente en 1963 el país adoptó el nombre de República Federal Socialista de Yugoslavia (RFSY) a la postre el de mayor longevidad y el de mayor publicidad.

Fue esta Yugoslavia un estado socialista europeo formado por las repúblicas de Serbia, Eslovenia, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Macedonia y Montenegro. El carácter federal y socialista del estado yugoslavo fue consignado en la Constitución Yugoeslava de 1974 que reforzó altamente el poder de las repúblicas y provincias que lo componían.

Josip Broz Tito, líder del país, rompe con Moscú desde su llegada al poder. Se negó a brindar ayuda a la guerrilla comunista griega e intentó crear una federación socialista balcánica, provocando el distanciamiento. Fue duro crítico de las invasiones de Checoslovaquia y Afganistán, pero sin embargo aprobó la invasión soviética de Hungría.

Yugoslavia, a diferencia de otros países comunistas de Europa, eligió un curso independiente de la Unión Soviética, y no fue miembro del Pacto de Varsovia ni de la OTAN. Fue uno de los creadores del Movimiento de Países No Alineados en el año 1956.

Después de la muerte de Tito en 1980, y en medio de una crisis económica, las tensiones entre los pueblos del país crecieron. Tras la asunción de partidos nacionalistas al poder en Serbia, dos de sus repúblicas constituyentes: Eslovenia y Croacia declaran su independencia, a las que seguirían Macedonia y Bosnia-Herzegovina, no sin resistencia por parte de Serbia. En 1991 la tensión entre las diferentes repúblicas derivó en el sangriento conflicto conocido como Guerra de Yugoslavia.

Las repúblicas que decidieron permanecer en la federación reemplazaron en 1992 la difunta República Federal Socialista de Yugoslavia por la nueva República Federal de Yugoslavia integrada ya sólo por Serbia y Montenegro.

La mayoría albanesa de Kosovo fue también fuente de tensión, y ante los enfrentamientos con la guerrilla del Ejército, la ONU se hizo cargo del territorio de forma temporal. El 21 de mayo de 2006, tras la victoria independentista en un referéndum, Montenegro se escindió. Y posteriormente el 17 de febrero de 2008 la provincia de Kosovo se autodefinió como independiente, con la oposición de Serbia.

No hay comentarios: