sábado, 31 de enero de 2009

Invasiones eslavas a Grecia


Invasiones eslavas a Grecia



Es un hecho conocido el que entre finales del siglo VI y comienzos del siglo VIII, grandes invasiones de pueblos eslavos alteraron en forma radical la situación étnica en Grecia. Esta invasión parece haber sido mas "fuerte" en la Grecia occiedental (Epiro, Etolia) que en la oriental, donde numerosas ciudades permanecieron bajo el dominio bizantino.


El resultado fue la eslavización de los Balcanes, donde el elemento griego o romano pasaron a subordinarse y restringirse, como se pone en "Retroceso de la helenidad en los Balcanes"


Durante la dominación eslava hubo comunidades mixtas de griegos y eslavos, en la que la organización era eslava y los griegos se deshelenizaban, (una barbarización). Los eslavos ocupaban sobre todo las tierras bajas, (las de mejor acceso y mejores), en las montañas había pastores válacos y albaneses posiblemente refugiados de zonas más al norte.
Cuando los bizantinos recuperaron esas zonas se produjo una re-helenización de esas comunidades. Puedes consultarlo en "rehelenización del espacio eslavizado"

Hacia el 626, en la época de Heraclio los eslavos balcánicos como serbios, croatas, eslavos de Mesia, de Macedonia etc... reconocían teóricamente la soberanía imperial, pero en la práctica dominaban todos los Balcanes, Macedonia y, parcialmente, Epiro, Tesalia, Grecia central, y Peloponeso. Los griegos permanecían en Tracia, en la costa hasta Tesalónica, en las islas y en el sector oriental del Peloponeso.

Se sabe poco de la vida en aquella época en aquellas zonas, hubo convivencia de eslavos y griegos, como demuestra la arqueología. Sin embargo en ese medio rutal "barbarizado" no se escribía.

La posterior conquista primero militar y luego cultural de los eslavos por Bizancio impide también conocer la magnitud de los cambios sociales y poblacionales del proceso de eslavización. Muchos griegos de hoy serían hoy eslavos de no ser por la rehelenización cultural secular.


Constante II, de la dinastía de Heraclio fue contemporáneo de la primera crisis del mundo islámico, y aprovechó eso para tomar la iniciativa frente a los eslavos balcánicos, especialmente en Macedonia. Desarrolló una gran campaña en 658 en Sklavinia, (territorios al norte del Danubio habitados por eslavos), y deportó a poblaciones eslavas a Anatolia, incorporando a muchos eslavos al ejército. Pero aquella acción no tuvo continuidad porque Constante II prefirió ocuparse de las posesiones occidentales del imperio.
Aprovechando un ataque árabe los eslavos sitiaron Tesalónica.

Tras unas derrotas árabes en el 678 Constantino IV acordó una tregua prolongada con Damasco. Esto le permitió proyectar acciones de reconquista en los Balcanes, donde nuevamente se había modificado el mapa étnico y el equilibrio de fuerzas. Los ávaros eran un recuerdo: aislados desde mediados de siglo del Mar Negro por búlgaros y jázaros, y de los Balcanes por croatas y serbios instalados con permiso del emperador Heraclio.

Un ejército, enviado en auxilio de Tesalónica, derrotó a los eslavos y levantó el sitio de la ciudad. Los ávaros, impresionados por los éxitos bizantinos, se apresuraron a rendir homenaje a Constantino y reconocer su supremacía.
Pero un peligro nuevo para Bizancio venía a suceder a los ávaros, debido a la expansión de los búlgaros, reanudada a fines del S VI. Constantino IV fracasó en una campaña desarrollada en 679-680 y los búlgaros pasaron el Danubio y se instalaron en Mesia, entre el río y los balcanes asociándose a los eslavos que ya habitaban allí. Bizancio reconoció la existencia del reino búlgaro en su territorio y pagó tributo para mantener la paz.
Constantino estableció a muchos ávaros fugitivos en Tracia, como una especie de valla contra los búlgaros
Justiniano II efectuó una gran ofensiva contra los eslavos en 668-689 que permitió consolidad la presencia griega en Tesalónica, dominar diversas Sklavinias, e incluso efectuar trasvases forzosos de población eslava a Asia Menor, concretamente a Bitinia, con fines de colonización y defensa, que por cierto no dieron resultado.
*********************************************************

Respecto a que si los griegos actuales son descendientes más de los griegos antiguos o más de los griegos medievales, la respuesta cuantitativa es dificil y por eso podemos pensar que de los dos. Los mismos eslavos en su migración englobaban las poblaciones que se encontraban, de tal manera que cuando estaban establecidos en Epiro y Peloponeso ya se habían mezclado tanto con la gente que había en su camino migratorio y en la zona de establecimiento, que genéticamente continuarían menos a una población de Europa centro-oriental.
En su aspecto físico los eslavos meridionales son iguales que los albaneses, válacos y griegos locales, es decir el fenotipo dinárico, diferente del fenotipo esteuropeo "sensu lato" original. Esto fue tratado en un mensaje sobre rasgos físicos de los helenos precisamente. Seguramente si no se hubiera producido la rehelenización en tiempos bizantinos, muchas comunidades de estas serían eslavas del grupo macedonio-búlgaro.
En la enciclopedia Espasa comentan que las constumbres de muchas comunidades griegas de interior son eslavas y que en tiempos debieron hablar un idioma eslavo.
La re-helenización ha continuado en el S XX después de las guerras balcánicas, en las que hubo limpiezas étnicas y matanzas comparables a las de las guerras de Bosnia o Croacia. Muchos eslavomacedonios huyeron o fueron expulsados a Bulgaria y los que se quedaron han ido dejando de hablar macedonio, (en Grecia ha habido políticas para hacerlo desaparecer, como desprestigiar a sus hablantes) al tiempo que han ocupado el vacío poblacional griegos expulsados de Turquía por el régimen kemalista.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Disculpe, ¿podría citar la fuente de este artículo?