jueves, 1 de enero de 2009

Chequia



República Checa

Datos de interés

Extensión: 78.864 km2.
Límites: Norte, Polonia y Alemania; Este, Eslovaquia; Sur, Austria y Alemania; Oeste, Alemania.
Población: 10.202.000 h.
Densidad: 129,4 h/km2.
Capital: Praga.
División administrativa: 13 regiones y un distrito central.
Ciudades principales: Brno, Ostrava, Pilsen, Olomouc, Liberec.
Gentilicio: checo.
Forma de Estado: república parlamentaria.
Idioma: checo.
Religión: católicos, 40,4 %; protestantes, 3,1%.
Moneda: corona checa.
Tasa de natalidad: 8,9‰.
Tasa de mortalidad: 10,5‰.
PIB por habitante: 15.669 dólares.


Geografía

Estado del centro de Europa. El país está densamente poblado. La economía se centra en los bienes de equipo y en la industria pesada, sectores que han sufrido una reconversión muy dura.

En la agricultura, la mayor parte de la producción se destina a usos industriales (colza, forrajeras, remolacha azucarera, cereales y leguminosas). Se practica la ganadería intensiva y estabulada.

Tiene notables recursos mineros, produciendo lignito, hulla, hierro, mercurio, antimonio y magnesita. Cuenta con industria textil, siderúrgica, metalúrgica, mecánica y del caucho.


Historia

Parte del territorio estuvo habitado desde el s. V a.C. por los boios, pueblo celta procedente de la Galia. Posteriormente se establecieron diversas tribus eslavas, que constituyeron en el s. VII el primer Estado independiente de la Europa central, el imperio de Samo, que se extendió por Bohemia y Moravia.

Tras la muerte de este (658), el imperio se dividió en varios comitados, de entre los que surgió el principado de Nitra, que en 830 se incorporó al ducado de Moravia y constituyó el reino independiente de la Gran Moravia, cristianizado por Cirilo y Metodio.

Este reino se desmembró debido a las invasiones húngaras en el s. X, desplazándose el poder a Bohemia, donde se formó un reino que debió someterse al Imperio Germánico en el siglo siguiente. En el reinado del emperador Carlos IV (1346-78) se engrandecieron los países bohemios.

En 1415 se produjo la muerte en la hoguera del reformador religioso Jan Hus, que desencadenó la revolución husita, movimiento social, político y religioso contra la Iglesia y los señores feudales. En 1526, la dieta de Praga nombró rey de Bohemia a Fernando I de Habsburgo, que también fue nombrado rey de Hungría. Desde ese momento Bohemia pasó a formar parte del Imperio Austrohúngaro hasta su disolución.

En 1918 los checos alcanzaron la independencia al formar junto a los eslovacos la República de Checoslovaquia. En 1939, Hitler invadió el país, reconoció la independencia de Eslovaquia y declaró protectorados a Bohemia y Moravia.

Liberadas por las tropas soviéticas, Bohemia, Moravia y Eslovaquia se unieron de nuevo y en 1948 se proclamó la república popular, dependiente de la hegemonía soviética. Con la transformación de Checoslovaquia en Estado federal, Bohemia y Moravia se constituyeron en la República Socialista Checa que, tras el proceso liberalizador de 1989, se convirtió en Estado independiente el 1 de enero de 1993. Inmerso en una aguda crisis económica, el país se embarcó en un proceso de privatización. Marca la actualidad su incorporación, en 2004, a la UE.

No hay comentarios: